Essaouira, situado en la costa atlántica, es la destinación más relajada de Marruecos. Últimamente, la medina ha sido mencionada herencia mundial por su rica historia. Essaouira abunda en influencias portugueses, franceses, árabes y berberís
en el dominio de la arquitectura
y moda de vida.